19 de enero, 2005

Piden más autobuses y nuevas líneas

Los Angeles -- Que se compren más de 550 nuevos autobuses, que se añadan más líneas de las que circulan por las ciudad y que se expanda el servicio de los buses rápidos, son las principales propuestas del Sindicato de Pasajeros (BRU), presentadas ayer como parte de su plan de cinco años para mejorar el servicio de transporte público en Los Angeles.

En "la capital mundial del automóvil", la ausencia de un "rápido, eficiente y económico medio de transporte" ha hecho que la gente que depende del transporte público, en especial las minorías, tengan acceso limitado a sus trabajos, escuelas, hospitales y centros de compra y recreación, señala el BRU en el documento entregado a Donald T. Bliss, el magistrado federal que por decisión de un juez federal está encargado de supervisar el Acuerdo de Consentimiento logrado entre el BRU y la dirección Metropolitana de Transporte (MTA), para mejorar el sistema de transporte.

La MTA presentó también su propio Plan, el cual básicamente no tiene nuevas propuestas, siendo una recolección de lo que esta entidad ha hecho en los últimos años. La MTA destaca la introducción de líneas rápidas (Línea Roja) en varios corredores de la ciudad como uno de los grandes avances del sistema de autobuses en Los Angeles.

"Hemos estado cumpliendo la orden de la Corte", señaló José Ubaldo, vocero de la MTA. "Y hasta que no conozcamos oficialmente el Plan del BRU, no tenemos nada que comentar".

Lo que sí pudo adelantar la MTA es que la compra de nuevos autobuses está fuera de consideración. "Para este año tenemos un déficit de 40 millones de dólares", añadió el vocero. "Simplemente no hay dinero".

News Home Page